Si estás pensando en cambiar de colchón, aquí te dejamos algunas recomendaciones que te pueden servir de guía.

Según el último estudio de la Asociación Europea de Fabricantes de Camas, en España cambiamos de colchón una media de una vez cada 12,6 años, cuando lo recomendable es cambiarlo cada 8-9 años, 10 como máximo.

Dormir sobre un buen colchón es indispensable para tener un buen descanso y por consiguiente, una buena salud. Dormir bien ayuda al sistema inmunitario, al sistema nervioso, mejora la circulación sanguínea, ayuda al aparato locomotor, al corazón, al cerebro, al metabolismo, a los ojos y a la piel.

Lo importante no es dormir más o menos horas (siempre que se respeten las 7 horas mínimas) sino lo profundo y reparador que sea el sueño. Un sueño sin interrupciones es esencial para despertarse completamente renovado a la mañana siguiente. La presión que ejerce nuestro colchón sobre nuestro cuerpo provoca que a veces nos despertemos para tener que cambiar de postura. Esto se arregla fácil: los colchones viscoelásticos no ejercen presión alguna sobre el cuerpo y si además se opta por las últimas tecnologías como es el sistema innogel, que aporta frescor y suavidad introduciendo cientos de miles de partículas de gel en el viscoelástico tradicional, el sistema outlast, que regula la temperatura absorbiendo el calor corporal y liberándolo cuando se tiene frio, o el sistema nucol, que aporta máxima transpiración, máxima ergonomía y diferentes zonas de descanso, el descanso es una garantía como lo avala el estudio realizado por la Clínica del Sueño del Doctor Estivill.

Características que debe tener un colchón perfecto:

  • No debe ser ni muy duro ni muy blando.

  • Firme, para que sostenga nuestro cuerpo bien, pero sin llegar a ser incómodo.

  • Homogéneo. No debe tener hundimientos ni huecos.

  • Adaptable a nuestro cuerpo y debe respetar nuestra curvatura natural de la columna.

Tipos de colchones:

  • Colchones viscoelásticos; Con estas tecnologías de última generación conseguimos un colchón que nos ofrece una mayor adaptabilidad y acogimiento, permitiendo diferenciar zonas de descanso  además de una óptima regulación de la temperatura y máxima transpiración.

     

  • Colchones de látex se adaptan mejor al cuerpo humano que los de muelles. Ofrecen mayor firmeza y son muy flexibles, además aíslan muy bien el calor. Tipos:

    Látex natural: un 85% del colchón es látex y el resto otro material. Esta mezcla se hace porque el látex 100% natural se degrada, mientras que si tiene una mezcla de otros materiales obtiene la consistencia perfecta.

    Mezcla: puede llevar desde un 20% hasta un 50% de látex y se combina con espumas. Son colchones menos pesados.

     

  • Colchones de muelles . Tipos:

    Muelle continuo: único hilo metálico.

    Muelles ensacados: cientos de muelles independientes metidos en sacos de telas individuales y unidas por una sujeción fina. Es muy buena opción para camas de matrimonio ya que permite una mayor independencia a cada persona. Dentro de los colchones de muelles es un poco más caro.

También existen una serie de colchones especiales como son los ortopédicos, para personas que por alguna enfermedad pasan mucho tiempo en la cama. Para personas sanas no son recomendables.

 

Ahora te explicamos cómo elegir el colchón perfecto para ti:

  • ¿Sueles dormir solo o acompañado? Como ya hemos comentado a lo largo del post, hay colchones que permiten mayor independencia a la hora de realizar movimientos, como son los viscoelásticos y los de la gama Nucol con diferentes zonas de descanso.

  • ¿Cuánto mides? Los pies nunca deben quedar por fuera del colchón.

  • ¿Cuánto pesas? Si tienes un peso elevado tu colchón debe ser firme. Las personas más delgadas deben usar colchones con mayor flexibilidad para repartir mejor el peso.

  • ¿El colchón es para tu residencia habitual, para una habitación de invitados o para tu segunda residencia? Obviamente no tendrá que tener la misma calidad un colchón si lo vas a usar todos los días o solo esporádicamente.

  • ¿Cómo es el clima de tu ciudad y tu temperatura corporal? Se suele decir que los colchones de muelles son recomendables para lugares cálidos o para personas calurosas y los colchones de látex o viscoelásticos son mejores para lugares fríos o personas frioleras, aunque con las últimas innovaciones, tanto en el látex como en el viscoelástico aumentando la transpiración del colchón e influyendo así en una óptima regulación de la temperatura hace que estos tipos de colchones se adapten a cualquier tipo de clima y persona.

  • ¿Cuánto quieres gastarte? Los precios varían mucho dependiendo de las características de los colchones.

Esperamos que estos datos te hayan servido de ayuda para elegir tu colchón.

Contáctanos

Visita nuestras tiendas online:
www.factorydescans.com
www.suenosdescans.com

 

 

Email info@ergostil.com

 

 

Localización Descubre nuestras tiendas

Al enviarnos un email a través de nuestro formulario de contacto
usted acepta la Política de Privacidad.