Los ruidos son muy molestos a la hora de dormir, sobre todo cuando te vienen del otro lado de la cama. Muchos dirán que están acostumbrados a escuchar los ronquidos de su pareja mientras está en los brazos de Morfeo, pero lo cierto es que pueden resultar de lo más molesto para el descanso de ambos.

Las estadísticas dicen que la mitad de los hombres roncan, y el 25% de las mujeres también lo hacen, así que es un asunto que puede resultar interesante de tratar.

El sonido del ronquido se produce mientras dormimos cuando existe una obstrucción al paso de aire a través de la parte posterior de la boca y nariz. En esta zona coinciden la lengua con el paladar blando y la campanilla. Cuando estas estructuras chocan las unas con las otras se produce una vibración durante la respiración, generándose el ruido típico del ronquido. El problema de los ronquidos es más frecuente en las personas obesas o con sobrepeso y se agrava con la edad.

Los ronquidos pueden ser ocasionales, producidos por un catarro o alergia, o por el embarazo en las mujeres, pero lo más común es que se trate de algo cotidiano. La genética juega un papel importante en si roncamos o no, y si los niños no suelen roncar, con la madurez se pierde tono muscular en la garganta y la vía aérea se estrecha, lo que favorece que se produzca el ronquido.

Tres pasos que nos ayudarán a no roncar

a. Intentar dormir de lado. Si se duerme bocarriba la garganta estará más obstruida por el peso lo que favorecerá que se produzca el ronquido.

b. No tomarse la última copa. El alcohol relaja los músculos de la boca y la garganta lo que dificulta el paso de aire. Este efecto se manifiesta durante horas, por lo que se recomienda evitar tomarlo a últimas horas de la tarde. Los tranquilizantes y los antihistamínicos producen el mismo efecto que el alcohol cuando de roncar se trata.

c. Hacer gimnasia con la boca. Diego Sánchez Borreguero, del Instituto de Investigaciones del Sueño propone un entrenamiento más fuerte, para repetir varias veces a lo largo del día:

1. Diga en voz alta, con fuerza, las vocales durante 3 minutos.

2. Coloque la punta de la lengua detrás de los dientes superiores delanteros y deslice la lengua hacia atrás durante 3 minutos.

3. Con la boca abierta, mueva la mandíbula hacia la derecha y mantenga esa posición durante 30 segundos. Haga lo mismo a la izquierda.

4. Con la boca abierta, contraiga los músculos contra el dorso de la garganta durante 30 segundos.

5. De cara a un espejo, mueva la úvula (campanilla) hacía arriba y hacia abajo.

Si durante los ronquidos la respiración se detiene unos segundos, y nos se tiene un sueño reparador lo mejor es consultar a un especialista.

 

 

Contáctanos

Visita nuestras tiendas online:
www.factorydescans.com
www.centrosuenos.com

 

 

Email info@ergostil.com

 

 

Localización Descubre nuestras tiendas

Al enviarnos un email a través de nuestro formulario de contacto
usted acepta la Política de Protección de Datos.