Pues sí, ha sucedido casi sin darte cuenta, pero tu bebé ha crecido y su cuna ha dejado de servirle.

Pasar de la cuna a la cama puede convertirse en un problema cuando el niño se siente desprotegido en un espacio más grande, y más aún si su habitación está separada de la de los padres.

Para facilitar este paso al niño, es recomendable tener en cuenta unos consejos prácticos:

Mientras sigue durmiendo por la noche en su cuna, dejar que juegue o duerma la siesta en la cama, hasta que se sienta más seguro en ella y haga el cambio definitivo.

Explicarle los motivos del cambio, valorando siempre su crecimiento y su tamaño.

Procurar situar la nueva cama en el mismo lugar en el que estaba la cuna.

Mantener algún juego de cama o mantitas de la cuna para fomentar la seguridad del niño hacia “lo viejo conocido”.

Colocar una barandilla o barrera protectora en la cama para evitar que se caiga al suelo si se mueve mucho por la noche. La barrera debe tener un lugar libre para salir y entrar por si el niño quiere ir al lavabo.

Dejar que escoja el modelo de cama, las sábanas y los adornos. Puede elegir el color o el estampado con su personaje favorito.

Se puede celebrar el “día del cambio de cama” para motivar al niño y recordarle que se “hace mayor”.

Tener en cuenta que existen camas específicas para niños pequeños con la apariencia de una cama normal y que pueden incluso disponer de barandillas protectoras o bien estar decoradas o tener la forma de un coche, un tren…

Un colchón adecuado a sus necesidades hará que se sienta más cómodo. La existencia de líneas juveniles es porque las características técnicas de estos colchones se adaptan mejor a estas edades donde se necesita más firmeza para favorecer los movimientos nocturnos.

 

 

Contáctanos

Visita nuestras tiendas online:
www.factorydescans.com
www.centrosuenos.com

 

 

Email info@ergostil.com

 

 

Localización Descubre nuestras tiendas

Al enviarnos un email a través de nuestro formulario de contacto
usted acepta la Política de Protección de Datos.