¿Cuántas veces nos hemos ido a la cama con la idea de dormir plácidamente y de repente se te viene a la cabeza algún acontecimiento o preocupación, que durante el día apenas le has prestado atención, y de pronto saca de ti emociones tan intensas que no te permiten pegar ojo en toda la noche?

La mente funciona como un piloto automático, que  nos puede jugar malas pasadas a la hora de ir a dormir. Hay pensamientos difíciles de parar, corriendo el riesgo de no encontrar la tranquilidad necesaria para tener un sueño reparador.

El mindfulness es una técnica milenaria budista que gracias a sus beneficios sobre la salud se ha vuelto de lo más actual.

Cuando una persona practica mindfulness con regularidad puede reducir de una manera considerable el tiempo que necesita para quedarse dormida. De hecho, las estadísticas indican que pueden pasar de media hora a tan solo 15 minutos.

Lo curioso es que el peor enemigo del insomnio no son los pensamientos sino las emociones que estos despiertan. Si te enfadas o te frustras, aumentarás tu nivel de activación y te resultará imposible conciliar el sueño. Conseguir que tus pensamientos no te perturben, no  negarlos, y dejarlos ir es lo que pretende el mindfulness.

Existen diferentes técnicas para lograr un estado mindfulness, una de las más sencillas consiste en centrarse en la respiración dejando a un lado los pensamientos que te molestan.

Otra técnica más compleja pero muy eficaz, consiste en escanear el cuerpo. Básicamente, se trata de comenzar concentrándose en la respiración para después dirigir la atención hacia otras zonas del cuerpo, desde los pies hasta la cabeza. Solo tendrás que hacer consciente las sensaciones que experimentas en cada parte, mientras descansas en la cama.

No obstante, la mejor técnica es dejar que los pensamientos fluyan libremente, sin juzgarlos. No es necesario concentrar la atención en un aspecto sino simplemente no oponer resistencia. Cuando dejas que tus pensamientos fluyan con total libertad, sin analizarlos ni responder emocionalmente, muy pronto entras en un estado de tranquilidad total que facilita el sueño.

Hay muchos centros especializados en esta técnica que te pueden ayudar a conseguir  todos los beneficios del Mindfulness. Nosotros hemos querido darte un primer acercamiento a esta técnica que sin duda te puede ayudar si sufres de insomnio.

 

Pues sí, ha sucedido casi sin darte cuenta, pero tu bebé ha crecido y su cuna ha dejado de servirle.

Pasar de la cuna a la cama puede convertirse en un problema cuando el niño se siente desprotegido en un espacio más grande, y más aún si su habitación está separada de la de los padres.

Para facilitar este paso al niño, es recomendable tener en cuenta unos consejos prácticos:

Mientras sigue durmiendo por la noche en su cuna, dejar que juegue o duerma la siesta en la cama, hasta que se sienta más seguro en ella y haga el cambio definitivo.

Explicarle los motivos del cambio, valorando siempre su crecimiento y su tamaño.

Procurar situar la nueva cama en el mismo lugar en el que estaba la cuna.

Mantener algún juego de cama o mantitas de la cuna para fomentar la seguridad del niño hacia “lo viejo conocido”.

Colocar una barandilla o barrera protectora en la cama para evitar que se caiga al suelo si se mueve mucho por la noche. La barrera debe tener un lugar libre para salir y entrar por si el niño quiere ir al lavabo.

Dejar que escoja el modelo de cama, las sábanas y los adornos. Puede elegir el color o el estampado con su personaje favorito.

Se puede celebrar el “día del cambio de cama” para motivar al niño y recordarle que se “hace mayor”.

Tener en cuenta que existen camas específicas para niños pequeños con la apariencia de una cama normal y que pueden incluso disponer de barandillas protectoras o bien estar decoradas o tener la forma de un coche, un tren…

Un colchón adecuado a sus necesidades hará que se sienta más cómodo. La existencia de líneas juveniles es porque las características técnicas de estos colchones se adaptan mejor a estas edades donde se necesita más firmeza para favorecer los movimientos nocturnos.

 

 

Cuando llega la noche y queremos dormir corremos las cortinas y bajamos las persianas para que la luz no nos moleste. La oscuridad nos ayuda a entrar en el sueño, nuestro ciclo entiende que ha llegado la hora de descansar, y dormir en un ambiente adecuado para ello hará que nuestro sueño sea más largo y de mejor calidad. No se trata de dormir más, sino de dormir mejor.

¿Sabías que disfrutar de la luz natural durante el día, va a favorecer a que durmamos mejor por la noche?

Está demostrado que un correcto funcionamiento del ciclo circadiano está relacionado con la exposición a la luz natural en las primeras horas de la mañana.

De la misma manera que buscamos la oscuridad para dormir, tenemos que buscar la luz natural del día para que nuestro descanso sea reparador por la noche. ¡Como lo oyes! La luz natural es la más saludable para nuestro organismo, y debemos buscar momentos para beneficiarnos de las bondades del sol porque nos ayuda a dormir mejor.

La luz del sol funciona como un antidepresivo natural, hace que nos sintamos más activos y enérgicos, hace que nos concentremos más en el trabajo, y a la vez nos relaja y libera del estrés. Salir a dar un paseo, y sustituir la luz artificial por luz natural en nuestro hogar y lugar de trabajo hará que nos sintamos mucho mejor.

La luz del sol también es una fuente de vitamina D que ayuda a que los huesos asimilen mejor el calcio, y la luz ultravioleta elimina microorganismos que están de más en nuestro organismo, y además es gratis todavíaJ.

Todos los beneficios que nos aporta la luz natural y esa carga positiva de energía, va a repercutir favorablemente en nuestro descanso.

 

El sistema STANDARD 100 de OEKO TEX se encarga de verificar que en la producción de textiles, en todos sus componentes y fases, no haya sustancias nocivas para la salud.

 

Se trata de un sistema de calidad vigente desde 1992 en toda la industria textil que se caracteriza por una forma de cooperación y compromiso entre todas las empresas que forman parte de la elaboración de un producto en que no haya componentes que puedan perjudicar a la salud de los consumidores.

En la producción de todos los productos textiles, en este caso los colchones, que tienen un largo recorrido de fabricación por la gran cantidad de componentes que utilizan, como son tejidos, hilos teñidos y naturales, cremalleras, etiquetas, espumas, rellenos, etc. tienen que ser minuciosamente controlados con diferentes tipos de pruebas y estar sujetos a auditorías para que la calidad y la seguridad sean objetivos primordiales.

Así cuando un producto quiere ser considerado de alta calidad debe de tener el certificado STANDARD 100 DE OEKO TEX.

¿Puedo estar tranquilo cuando compro un producto con certificado STANDARD 100 de OEKO TEX?

Claro que sí, para conseguir este certificado todos los componentes del colchón tienen que pasar las pruebas de seguridad, hasta el último hilo es examinado, y si algún material no cumple con la normativa, el colchón no obtendrá este certificado.

Nuestros colchones disponen de este certificado de calidad, por lo que puedes estar seguro que no perjudicarán tu salud ni la de tu familia.

 

Dormir bien en verano es una asignatura pendiente cuando los termómetros se disparan. El aumento de la temperatura puede hacer que por la noche nos despertemos y rompamos nuestro ciclo natural de sueño, haciendo que nuestro descanso no sea reparador y a la mañana siguiente nos encontremos sin energía.

La temperatura es un factor importante que determina nuestro sueño. Cuando la temperatura supera los 26º C nuestro organismo activa un mecanismo de refrigeración que interfiere en nuestro sueño y puede hacer que nos despertemos.

¿Cuál es la temperatura ideal para dormir?

Lo recomendable es que la habitación no supere los 22º C, si el termómetro está por encima de esta medida, la temperatura nos puede hacer pasar una mala noche.

¿Qué podemos hacer para mantener a raya el calor cuando tenemos que dormir?

Mantener la habitación lo más fresca posible, cerrando ventanas y abriéndolas solo si la temperatura exterior refresca. No hay que abusar del aire acondicionado, ya que no es muy saludable y no permite que nuestra temperatura corporal se regule naturalmente. Si son más recomendables los ventiladores, siempre que no nos dé el aire de forma directa.

Darse una ducha tibia antes de irse a dormir, permite mantener el frescor corporal durante varias horas.

Cenar ligero con fruta, zumos, gazpacho, ensaladas, y beber mucha agua o bebidas isotónicas. El alcohol y las comidas copiosas solo harán que no te sientas bien a la hora de dormir y más si se tratan de noches especialmente calurosas.

Evitar tener dispositivos electrónicos en la habitación, ya que además de alterar nuestro sueño, hacen aumentar la temperatura de la habitación.

No hacer ejercicio físico al menos cuatro horas antes de irse a la cama, ya que aumenta la temperatura corporal.

Elige un colchón con tratamiento termorregulador como el Eliocel Air Perfilado de la línea Sensaciones de Ergostil o el Sistema Termo regulador Outlast® de la línea Nucol, son tratamientos que ofrecen un control activo de la temperatura y la humedad de nuestro colchón, ayudando a regular nuestra sensación de calor.

 

 

Por fin ha llegado el mundial, los futbolistas se preparan para dar lo mejor de sí en el campo, rutinas de entrenamiento, horas en el gimnasio, estudio de estrategias, alimentación saludable, pero, ¿cómo preparan su descanso?

Ya sabemos que la relación entre el deporte y el sueño (cantidad y horarios) es muy importante para que los deportistas consigan el máximo rendimiento en el partido tanto física como psicológicamente. Hasta hace poco no se le daba la importancia que tiene dormir bien para el rendimiento del futbolista, al contrario, dormir se veía como una pérdida de tiempo.

Los estudios realizados por diferentes universidades y por Institutos del sueño, han demostrado que dormir bien es lo mejor que puede hacer un deportista ante una competición para dar los mejores resultados.

Ventajas de dormir bien en el deporte

1. Prevención de lesiones; cuando se tiene un sueño reparador disminuye el riesgo de lesiones, ya que se mejora la coordinación y la agilidad.

2. Se procesa mejor la técnica; tras la práctica continuada, el procesamiento de la técnica aprendida se solidifica a partir de la segunda parte de la noche.

3. Recuperación; Tras el ejercicio de alto rendimiento el cuerpo necesita descansar más para recuperarse. Durante la competición recortar horas de sueño para entrenar no es recomendable, ya que el cuerpo optimizará en los partidos las horas de sueño invertidas.

4. Se refuerza el sistema inmunitario. Se aumenta la resistencia a enfermedades que puedan influir de forma negativa en la competición como son los resfriados, el estrés, etc.

En este Mundial de fútbol 2018 hay selecciones que se hacen cargo de la importancia del descanso en su equipo, así Brasil ha prohibido el uso de móviles y redes sociales antes de dormir para no restar horas de sueño, o la selección belga, que ha viajado a Rusia con los colchones personalizados para sus jugadores. Sin duda alguna, el descanso está cada vez más presente en la preparación física  y mental de los deportistas.

 

Contáctanos

Visita nuestras tiendas online:
www.factorydescans.com
www.centrosuenos.com

 

 

Email info@ergostil.com

 

 

Localización Descubre nuestras tiendas

Al enviarnos un email a través de nuestro formulario de contacto
usted acepta la Política de Protección de Datos.