“Un 40% de la población tendrá alguna patología del sueño a lo largo de su vida que va a necesitar asistencia médica” según el Dr. Albares.

Aunque muchas veces no seamos conscientes de que algo ocurre, lo cierto es que no logramos sentirnos descansados a la mañana siguiente y no entendemos muy bien por qué ocurre esto si hemos seguido las rutinas previas para tener un buen descanso.

Hay patologías muy frecuentes en la población como es el ronquido, y asociado a éste la apnea del sueño, que es cuando el ronquido se hace de forma intensa y hay pequeñas interrupciones respiratorias que interrumpen nuestro sueño. La apnea del sueño puede tener repercusiones en nuestra calidad de vida, a nivel cardiovascular y a nivel neurovascular, por lo que sería conveniente darle la importancia que se merece y consultar a un médico si por la mañana nos levantamos con la sensación de no haber dormido bien.

Otra patología frecuente es el insomnio. Se manifiesta de forma diferente, cuando nos cuesta dormirnos, cuando nos despertamos a lo largo de la noche, o cuando nos despertamos demasiado temprano sin haber dormido las horas suficientes. Para hacer frente al insomnio hay que hacerlo con sentido común, hay que encontrar la causa que nos hace no descansar adecuadamente y sobre todo no hay que automedicarse.

Un 10% de la población sufre del síndrome de piernas inquietas. Hay personas que cuando se acuestan tienen la necesidad de mover las piernas, de cambiar de posición y esto les impide dormir de una forma adecuada. Cuanto más quietos están mayores son los síntomas y mayor es la necesidad de moverse, repercutiendo esta situación a la calidad del sueño.

Otras patologías son las pesadillas, sonambulismo, terrores nocturnos, en general hay cerca de 200 patologías del sueño que pueden afectar de diferente forma a nuestro descanso.

Si por las mañanas te despiertas con la sensación de no haber dormido lo suficiente y te sientes cansado, consulta a tu médico o con unidades especializadas del sueño.

 

 

Como expone el Dr. Albares, especialista del sueño en la Clínica Teknon de Barcelona, “dormir es una función biológica a la que no podemos renunciar, de la misma forma que no renunciamos a comer”.

En la sociedad actual cada vez se le resta más horas al sueño, como si fuera un privilegio más que una necesidad biológica. El ritmo en el que nos movemos y querer llegar a todo, trabajo, familia, amigos, ocio, nos hace a veces prescindir del sueño olvidando que nuestro estado de ánimo en el día va a depender de la noche que pasemos.

Dependiendo de la calidad y de la cantidad de horas de sueño nos vamos a levantar con mejor o peor humor, vamos a rendir más o menos en el trabajo, nos vamos a sentir más o menos deprimidos, así que es un tema que no hay que tomar tan a la ligera.

El Dr. Albares afirma que “pasar una mala noche puede ser una suerte”, ya que nos va a poner en alerta de que algo nos influye para que no durmamos bien, y vamos a tener la oportunidad de arreglarlo. Así que dependiendo del día que pasemos pasaremos una peor o mejor noche y viceversa, una mala noche nos afectará al día.

Ir desconectando de nuestros quehaceres a medida que se acerca la noche, y estar relajados las horas previas a irse a dormir es fundamental para que durmamos de una forma placentera y reparadora.

Seguir unas buenas rutinas y hábitos de sueño, son imprescindibles para dar de lado a las noches de insomnio y dormir bien.

1. Irse a dormir a la misma hora.

2. Relajarnos antes de dormir, evitar elementos electrónicos como móviles, tablets, ordenadores, tv.

3. Hacer ejercicio físico y mental durante el día.

4. Exponerse a la luz solar por el día, hace que se regule nuestro ciclo circadiano.

5. Cenar ligero.

6. Darse una ducha templada.

7. Mantener la habitación oscura y sin ruido.

8. Elegir un buen equipo de descanso que se adapte a nuestras características físicas.

 

 

¿Que qué es una pesadilla? Sin duda alguna dormir con alergia. La primavera es preciosa, pero detrás de cada flor y de cada hoja renaciente hay polen que nos lo hace pasar mal si somos alérgicos.

Tos, piel irritada, ojos hinchados, congestión nasal, ¿te suena? Son los síntomas típicos de la alergia primaveral. Si por el día ya se hace difícil sobrellevar estos síntomas tan molestos, por la noche la cosa se complica, ya que no nos deja dormir de una forma reparadora.

Cuando la alergia es más severa no hay más remedio que paliarla con medicamentos, pero si llevamos una serie de recomendaciones en nuestro día a día, podemos hacer que los síntomas no sean tan molestos.

1. El dormitorio debe de estar libre de alérgenos. Pasar la aspiradora varias veces a la semana, prescindir de alfombras, cortinas y tejidos en los que se puede acumular polvo.

2. Dormir sin mascotas. Hay personas que duermen en la misma habitación que su mascota, si por lo general puede ser algo agradable sentir a tu mascota cerca mientras descansas, no lo será tanto si sufres de alergia ya que en su pelaje puede acumularse todo tipo de polvo.

3. Si utilizas humidificadores de aire, cambia el agua con regularidad, ya que favorece la reproducción de alergénicos.

4. La congestión nasal, suele ser la causa principal por la que dormimos mal cuando de alergia se trata. Utilizar un limpiador nasal con agua salina y disponer de varias almohadas que nos permita dormir con la cabeza ligeramente levantada, nos puede ayudar a que el paso de aire sea más continuo y nos despertemos menos por la noche. 

5. Utiliza colchón, almohada y ropa de cama libres de componentes alergénicos. Los colchones y otros componentes de tu equipo de descanso, si son de calidad están fabricados con materiales libres de agentes que puedan transmitir algún tipo de alergia. En Sueños Descans disponemos de los mejores equipos de descaso, colchones, almohadas y hogar, fabricados con materiales hipoalergénicos.

 

¿Tu hijo invade tu cama todas las noches? No te preocupes, es algo bastante común y con el tiempo querrá tener su propia intimidad. Si no quieres esperar a que tu hijo cumpla 10 años, edad en la que empiezan  a preferir su “independencia nocturna”, sigue unas pautas que le  reforzarán no solo en esta cuestión.

No abuses de la sobreprotección. Aunque nos desvivimos por ellos y queremos protegerlos ante cualquier problema que les surja, hay cuestiones cotidianas como es el momento de irse a dormir a su habitación que tendrán que ir aceptando poco a poco. La oscuridad o la ausencia de adultos hacen que el niño se sienta desprotegido y busque tu compañía, pero es cuestión de los padres introducir pautas que le ayuden a ser más autónomo.

Al igual que los adultos necesitamos ir desconectando unas dos horas antes de dormir para pasar una noche de sueño reparador, los niños  necesitan también una preparación previa al momento de irse a la cama. Evitar que hagan actividades estimulantes, dejar a un lado los videojuegos, y no beber mucho líquido, son algunas pautas para que no haya interrupciones en el sueño.

Las rutinas previas a irse a la cama como son lavarse los dientes, ponerse el pijama, o contarle un cuento, ayudan a que el niño entienda cuando ha llegado la hora de irse a su habitación para descansar.

Para atenuar los miedos nocturnos puedes recurrir a objetos como un oso de peluche, una foto de mamá, una “mantita mágica”, o dejar la luz encendida, así el niño podrá ir lidiando sus miedos por quedarse solo.

Si dejas que tu hijo adquiera algunas responsabilidades, como comer, vestirse y ordenar su habitación, harás que vaya adquiriendo más autonomía.

Con el niño hay que crear un vínculo positivo y desde pequeño hay que educarlo en la confianza.

Un entorno apropiado y a su gusto puede hacer que prefiera su habitación a la tuya. Un equipo de descanso adecuado a sus necesidades hará que se sienta cómodo para dormir toda la noche plácidamente y sin interrupciones.

En Sueños descans te lo ponemos fácil con la gama de colchones juveniles. El colchón Rubi Nucol, incorpora el innovador Sistema Nucol que lo hace un colchón diferente y perfecto para el descanso de los más jóvenes de la casa.

 

Aunque no lo parezca, ya es primavera. Este invierno se está despidiendo con un temporal detrás de otro, por lo que se nos hace raro pensar que la primavera ha llegado, ¿verdad?

Para muchos, esta estación del año es su favorita por muchos motivos, se disfruta de más horas de luz, el paisaje renace, la llegada del buen tiempo nos anima a salir de casa, y tenemos más vida social.

Aunque el cambio de estación promete más diversión, es cierto que cada año tenemos que pasar por el cambio horario, y tenemos que sufrir un poco las consecuencias que esto trae a nuestro estado de ánimo y a nuestro descanso.

En la noche del sábado día 24, los relojes se adelantarán una hora, de las 2.00h. pasará a las 3.00h, lo que hará que durmamos una hora menos.  A muchos, esta hora perdida de sueño les puede pasar factura en las dos próximas semanas afectando a su estado de ánimo, irritabilidad, somnolencia, y es que romper el ciclo circadiano no es tema baladí.

¿Cómo nos podemos preparar para el cambio horario y no sentirnos agotados?

1. Irnos a dormir cada noche un poco antes. Si adelantamos progresivamente el momento de irnos a dormir, no sentiremos tanto el efecto del cambio horario.

2. Practicar ejercicio físico aunque sea media hora al día. Un paseo a buen ritmo puede ser suficiente para descansar bien por la noche.

3. Una cena ligera con alimentos ricos en triptófano. En la noche la digestión se hace más lenta, por lo que una cena ligera, y esto no quiere decir escasa, es lo ideal. Tomar cremas, pescado, fruta, yogur, infusiones dos horas antes de irse a dormir hará que descansemos bien.

4. Evitar conectarse a dispositivos móviles unas dos horas antes de irse a la cama. Leer un libro, o escuchar música relajante, pueden ser los mejores sustitutos del móvil y de los videojuegos.

5. Tomar una ducha templada de 5 minutos una hora antes de irnos a dormir, relaja los músculos y favorece la circulación sanguínea. El efecto es el contrario si el agua es demasiado caliente.

El cambio horario puede afectar especialmente al descanso de los más pequeños y  al de las personas de edad avanzada, por lo que tendremos que vigilar su descanso de una forma especial.

 

La renovación del colchón es algo que se suele posponer porque se considera que no es algo prioritario, ¿realmente  lo crees?

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, por lo que el colchón en el que descansas cada noche tiene que ser lo más cómodo posible para ti. Seguro que has oído decir que “para gustos los colores”, pues con el colchón pasa algo parecido, a cada persona le gusta un tipo de firmeza diferente, más duros o más blandos. Los materiales también influyen en la elección, muelles, látex o viscoelásticos. Así mientras los colchones viscoelásticos tienen una acogida de gran confort y son de firmeza media, los colchones de muelles suelen tener una firmeza más alta, y son ideales para personas que sufran de dolores musculares.

Cuando el colchón no se adapta a ti, no es a tu gusto o preferencia, hace que no te sientas cómodo, siendo normal que te despiertes porque sientas presión en ciertas zonas del cuerpo, o porque lo notas demasiado blando y no mantenga la horizontalidad tan recomendada para dormir.

Los colchones tampoco deben de transmitir calor ni frio. Se suele decir que el viscoelástico tradicional da más calor que el muelle, cosa que hoy en día no es cierta, ya que hay diferentes tejidos como es el Outlast, que absorbe el calor corporal y lo libera cuando hace frio, o el sistema Innogel , que aporta frescor y suavidad liberando partículas de gel, que rompen con este viejo mito del viscoelástico.

¿No crees que pasar una noche sin interrupciones no tiene precio?

Dormir las 7 u 8 horas recomendadas es primordial para la salud. Las clínicas del sueño nos recuerdan cada día que cuidar de descanso ayuda a la regeneración del cuerpo, mejora la memoria, reduce el estrés, mantiene el corazón sano, mantiene la forma física, controla el peso corporal, aumenta la creatividad, mejora el humor y la concentración, además disminuye el riesgo de contraer enfermedades como la diabetes o el alzheimer.                                  

 

 

Contáctanos

Visita nuestras tiendas online:
www.factorydescans.com
www.centrosuenos.com

 

 

Email info@ergostil.com

 

 

Localización Descubre nuestras tiendas

Al enviarnos un email a través de nuestro formulario de contacto
usted acepta la Política de Protección de Datos.